miércoles, 25 de julio de 2012

58. LA SUPERIORIDAD DEL INFERIOR

“ Ser humilde para con los superiores es un deber; para con los iguales, una muestra de cortesía; para con los inferiores una prueba de nobleza “. Benjamin Franklin – Político, científico e inventor estadounidense -
__________________________________________________________________________

Hace algunos meses publicaba en este mismo Blog una entrada titulada “ 17. LA VERDADERA AMISTAD DE JOSE ANGEL “. Permitirme que vuelva a comentarla un poco, ya que, como iréis viendo, guarda una gran relación con lo que aquí pretendo tratar.

A modo de resumen, os diré que en aquella ocasión narraba, en primera persona, la relación existente, durante mi época de colegio, con un niño que padecía algún tipo de deficiencia  psíquica. José Angel, que así se llamaba, tenía la costumbre de correr y escupir, durante los recreos, a casi todos los  niños, debido a que estos se mofaban de él y le tomaban el pelo con gran insistencia. En lugar de actuar del mismo modo, yo le hablaba, dándole consejos y diciéndole que eran unos tontos, que no les hiciera caso, que no merecían la pena. El bueno de José Angel me correspondía viniendo siempre a mi lado, haciéndome compañía y siendo mi amigo, mi amigo de los de verdad, de los que no suelen abundar. Se sentía seguro y muy a gusto con migo. Yo creo que me veía como una especie de "hermano mayor" que le protegía  y salía en su defensa cuando lo necesitaba.

Tras terminar yo el colegio, no volví a saber más de él hasta que un buen día, pasados ya varios  años, y de forma casual, nos encontramos. Se llevó la alegría de su vida y, al verme no salía de su asombro; me dio un enorme abrazo, de esos que no se olvidan fácilmente, lleno de ternura y de una gran sinceridad. Era su forma de mostrarme su felicidad y entusiasmo. Al fin y al cabo, para él, después de tanto tiempo, había encontrado a ese amigo que estaba "perdido" y que tanto había echado en falta.

Os soy sincero: todavía hoy, a pesar de haber pasado tanto tiempo, al escribir estos párrafos, siento una gran emoción recordándolo. De todas formas, yo no me considero ni mejor ni peor que los demás; simplemente hice lo que debía, lo que era mi obligación: comprender y defender a una persona que no sabía hacerlo por sí misma. 

Desde muy pequeñito, siempre me he sentido  muy conmovido e identificado por aquellos que  tienen la desgracia de padecer algún tipo de diferencia con respecto a la mayoría.  No obstante , no todos son como mi amigo José Angel, sino que, a pesar de no tener problemas físicos o psíquicos, merecen igualmente nuestra defensa y comprensión.

Personalmente, creo que nadie, absolutamente nadie, por insignificante que nos parezca, puede ser considerado como una persona inferior, que no merece que le prestemos la más mínima atención. Nunca, ninguno de nosotros, podemos sentirnos superiores ( tampoco inferiores ) a ningún otro ser humano. Cada uno, con sus diferencias, con sus limitaciones, es importante y digno de ser tenido en consideración. José Angel, con su actitud conmigo, me dio una gran lección de sensibilidad, de bondad, de "buena gente". Como persona “distinta”, me demostró que humanamente, era superior, muy superior a aquellos que lo creían “inferior”, subnormal. Ellos, estoy seguro de que jamás habrán llegado a estar a su altura. La forma, insisto, en cómo me demostró su amistad y agradecimiento, supuso para mi una gran lección.

Pongamos algunos ejemplos de personas que pueden ser maltratadas injustamente: los empleados que son presionados o chantajeados por parte de sus jefes, los inmigrantes, sobre todo los que están de forma irregular en un país, los atletas o deportistas que no son capaces de seguir el ritmo de sus compañeros, los niños que en el colegio son más lentos en el proceso de aprendizaje que los demás de su mismo curso,  los “novatos” en un colegio mayor, en la universidad o en el ejército que reciben bromas, a veces muy pesadas e, incluso, peligrosas, por parte de los llamados veteranos, …. Hay infinidad de casos, en los cuales tenemos a los “listos” que se aprovechan de los “inferiores”, de los "tontos", sin importarles el tipo de maltrato o de humillaciones a las que les someten, así como los posibles daños psicológicos que puedan dejarles, muy probablemetnte, para toda la vida.

Las personas que así se comportan, demuestran su poca inteligencia, ya que no piensan que cualquiera, incluso ellos siendo tan “listos”, pueden ver cambiada su situación; por muy arriba que estén, por muy buena que sea su posición, y más en estos tiempos tan difíciles, se pueden ver abajo, donde están los que ahora aguantan sus insultos, y vejaciones. A todos nos puede cambiar la vida en un tiempo récord. 

A continuación os cuento una anécdota real de un abuso de este tipo:  Alguien que, durante un tiempo, había tenido una relación de pareja con una chica inmigrante,  al romperse esta y trascurridas unas semanas, se la encuentra, supuestamente por casualidad en la calle y, tras unas pequeñas palabras, quizás subidas de tono, él decide darle una colleja a la vista de todo el mundo. Trascurridas una pocas oras, otra persona que le conocía, le indica que ha de tener cuidado, que la legislación actualmente está muy endurecida con los malos tratos y, aunque lo ocurrido había sido una tontería, que ella podía denunciarle y acusarle de agresión, con lo cual tendría unos cuantos problemas. Nuestro protagonista, ni corto ni perezoso, le contesta:

- No, …eso no lo haría nunca, no tiene papeles

Es decir, él sabía perfectamente que la situación de la chica en España no era legal y que carecía de la documentación necesaria. Por lo tanto, al estar en situación irregular, no acudiría a la policía puesto que, de ser así, se descubría y se expondría a ser expulsada a su país.

¿Os imagináis una sociedad donde todo el mundo fuese bueno y cada uno siempre se comportase de una forma justa y con cuidado de no dañar o atentar contra el bienestar de los demás?. ¿Os imagináis que todos fuésemos así, sin que hubiese “malos”?. Desde luego, esto es una utopía y, precisamente, porque el mundo no es así y hay personas buenas y no tan buenas o malas, para eso son necesarias las leyes, es decir, una serie de normas establecidas y de obligado cumplimiento por parte de todos. Para hacer que estas se cumplan, tenemos unos jueces y una policía.

Dicho esto, la actitud de nuestro protagonista, es de una persona que se comporta incorrectamente sabiendo que, haga lo que haga, no le ocurrirá nada porque la chica no se atreverá a contarlo. Puede ser  robarle, darle una colleja, una paliza o una violación. Es decir, es de los que, si no hace “cosas” ilegales y perseguibles por parte de la justicia, es por miedo a las consecuencias, a ser descubierto e ir a la cárcel. Sino fuera por eso, haría lo que fuese con tal de obtener su propio beneficio, sin importarle en absoluto el resultado para los demás.

Esta actitud, desde luego, es lo contrario a la de una persona  moralmente formada y con unos principios básicos y elementales de respeto y consideración hacía los otros, tan necesarios para vivir en sociedad. No sólo se debe mirar egoístamente el beneficio de uno, pasando por encima de quién  sea. Los demás también tienen sus derechos.
___________________________________________________________________________

SIN MUSICA LA VIDA SERIA UN ERROR. - Friedrich Nietzsche -
  • Tema Musical  : I Will Survive
  •  Intérprete        : GLORIA GAYNOR
  • Año                 : 1.978
  • Género            : POP
  • Título Album    : The very best of
  • Notas              : ¡Qué recuerdos con este tema!


Así Pienso. Así te lo he contado. … En Breve, 
Nueva Publicación. Te espero ...
___________________________________________________________________________
 ------ >>>>   Mi Perfil en Facebook: http://www.facebook.com/valdepares   <<<< ------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández