jueves, 27 de agosto de 2015

149. LA HISTORIA, A MEDIDA DE UNOS POCOS

"No hay más que una historia: La historia del hombre. Todas las historias nacionales no son más que capítulos de la mayor", Rabindranath Tagore (1861-1941) - Filósofo y escritor indio
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La historia es la que es. Nada, ni nadie, la podrá cambiar jamás. Tal vez sea posible subsanar algunas viejas equivocaciones o, quizás, aunque sólo sea en parte, enmendar decisiones tomadas muy a la ligera, de un modo totalmente irreflexivo, pero nuestro pasado, tanto personal como colectivo, en un sentido amplio, no lo podremos modificar. Con sus aciertos y con sus errores. Así, lo hemos de aceptar. No será posible retroceder en el tiempo para rectificar lo acontecido. ¡Qué fantástico sería, si pudiéramos hacerlo!.

A lo largo de todos los tiempos, desde que el hombre es hombre, en el mundo, se han producido infinidad de injusticias: guerras, crímenes, discriminaciones, violaciones de derechos,... Han sido actos imperdonables, cuyo único responsable, es el ser humano, principal enemigo, para su vergüenza, de sí mismo. Lo peor de todo, no es que éste haya permitido dichas situaciones, si no que no haya aprendido nada de ellas y, en cada época, continuase cometiendo los mismos errores, idénticas atrocidades y atropellos sobre sus semejantes. Con razón se dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Tropieza, no sólo dos. Termina cayendo un número infinito de ocasiones en el mismo hoyo.

Actualmente, algunas corrientes populistas y demagogas, lideradas por auténticos iluminados, se empeñan en hacer creer a su público que se debe olvidar una parte de la historia, más o menos cercana. Eso sí, la parte que a ellos no les gusta. No estoy, en absoluto, de acuerdo. Lo hacen, únicamente, con fines propagandísticos e interesados.

Absolutamente nada de nuestro pasado debe caer en el olvido. Es necesario enseñarlo en las escuelas, sin omisiones, sin medias verdades.Transmitir conocimiento sobre la historia de la humanidad, sobre su evolución a lo largo de los siglos, es crear cultura. Cultura política, social, religiosa, económica, etc. Y eso, no se consigue, únicamente, mostrando lo "bueno", aquello que puede interesar más a unos que a otros. Las actuales generaciones y las venideras tienen todo el derecho del mundo a conocer la verdad, lo que realmente ocurrió, no la que desean unos cuantos. Después, cada cual, que saque sus propias conclusiones. Lo demás es mostrar una información partidista e interesada. Eso, supone ir en contra de la cultura, del conocimiento. Implica negar la existencia misma de unos hechos lamentables y desgraciados pero que han existido y forman parte de nuestro paso y el de nuestros ancestros por el mundo.

Esta es mi opinión. Muy respetable, al igual que la tuya, en caso de ser diferente. Como siempre, muchas gracias por leerme y recibe mi más afectuoso saludo. Hasta pronto.


PACO FERNANDEZ

2 comentarios:

  1. Hola, Paco:

    Pasando por le blog de Francisco llegué al tuyo, me alegra conocerte.

    En lo referente a tu entrada te diré que la historia de los países es sagrada y se debe mantener tal cual, sin manipulaciones, pero la realidad es otra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Rafael. Ya te sigo en Google+. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández