sábado, 22 de agosto de 2015

148. LA MUERTE Y LO QUE VENDRÁ

A menudo, me pregunto a qué tenemos más miedo, si a la muerte o a morir soportando fuertes dolores. A separarnos para siempre de nuestros seres queridos o a no saber, en realidad, lo que nos encontraremos al otro lado. Desde luego, de haber algo, - yo, al menos, eso espero - no será ni siquiera parecido a lo que conocemos en vida, en esta vida, en la terrestre. Para un no creyente, supongo que convencido de que, tras su ciclo vital, no hay absolutamente nada, será más dramático su final. Pienso yo. Porque, para los creyentes, nos vamos a otro "lugar", emprendemos un largo viaje hacía un sitio diferente. Aunque nunca hayamos estado allí ni sepamos cómo es. Sin embargo, para los no creyentes, en el momento de morir, se llega al "final de todo", sin que exista una continuación. De todos modos, estoy completamente convencido de que, si allá arriba hay un "manda más", un jefazo, Éste, no discriminará  a nadie. Aceptará, de igual modo, que entren allí unos y otros, creyentes y no creyentes. Por otra parte, también a menudo, me suelo formular una pregunta: los no creyentes, ¿de verdad lo son?.  ¿Han visto, en alguna ocasión, la muerte tan de de cerca como para seguir creyendo que no creen o, por el contrario, han dudado, aunque mínimamente, de su no creencia?. Me refiero a lo que les puede haber pasado por la cabeza justo en ese preciso instante, a la vez que saludaban a la muerte. Interesante cuestión. En cualquier caso, como siempre digo, muy respetables, tanto unas creencias como otras. Un abrazo a todos.


PACO FERNANDEZ

4 comentarios:

  1. Como siempre, tu escrito es para reflexionar. Gracias amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Viky. Eso es lo que persigo. Reflexionar, no sólo yo, también quien lea lo que escribo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo pienso que vivir sin interrupción es inevitable aunque en ocasiones no dependa de uno mismo , pero si es verdad que vivir con dolores físicos no es buen vivir , yo en cambio después de haber pasado por ello he conocido la leve sonrisa de haberme llevado a las puertas de la luz y ello ha sido suficiente para no tener miedo al cambio de estado , saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Salvo por tu comentario. Me alegro mucho que tu dura experiencia te haya servido, seguro, que ver la muerte de una manera muy diferente a como la veías antes. Opino que hay situaciones en la vida de una persona que sólo se comprenden de verdad, pasando por ellas. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández