miércoles, 11 de marzo de 2015

129. LA INGENUIDAD DEL PODEROSO

- Soy muy rico, amigo. A lo largo de los últimos años, desde mi salida de Asturias, he ido acumulando una considerable fortuna. Pero, lamentablemente, estoy sólo, sin nadie. No tengo hijos, no sé a quién dejársela el día que yo me muera. Quédate con mi nombre, porque mi fama irá en aumento, te lo aseguró. En los próximos años, oirás hablar mucho de mí. Las televisiones de medio mundo se pelearán por conseguir, en primicia, una entrevista conmigo.

Lo escrito anteriormente, corresponde a parte de lo que, en cierta ocasión, hace unos diez años, me comentó un cliente. Se encontraba en Asturias, de donde había partido durante su juventud en busca de nuevas oportunidades. De todos modos, la "tierrina tira". Le agradaba regresar al menos una vez al año, aunque sólo fuese por unos días. Me dijo, igualmente, su nombre y apellidos, además de su lugar de residencia, donde ejercía su profesión inmerso por completo en el mudo de los negocios, en un sector, sin lugar a dudas, enormemente competitivo – según sus propias palabras -, pero muy, muy rentable.

Es importante aclarar que este buen hombre se encontraba ligeramente bebido y se le veía contento, bastante alegre. Animado y extrovertido, tal vez, en exceso. Me pareció muy simpático, buena gente y de trato sincero y agradable.

Desde un primer momento, conocedor de la ciudad y de su ambiente, estaba perfectamente seguro del lugar al que quería ir, de dónde encontraría la mejor diversión a altas horas de la madrugada. Ya, al introducirse en el taxi, me saludó educadamente, con gran cortesía y me indicó que le llevase a un reputado club de Oviedo, a un puticlub. Deseaba pasárselo bien, en un local lleno de chicas, capaces de alegrarle el fin de semana. Eso le ayudaría – según me manifestó - a regresar a su rutina diaria, al otro lado del mundo, con nuevos ánimos, con aires renovados.

No es mi intención abordar en esta entrada su modo de divertirse, de si moralmente está bien o mal su proceder o muchos otros aspectos que pertenecen a la privacidad de este señor. Se trata de su vida. Por suerte, aunque algunos discrepen conmigo, España es un país en el que existen las libertades. Cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de elegir lo que de verdad deseamos hacer con nuestra existencia. Hay varios caminos posibles y todos disponemos del derecho de avanzar por unos o por otros, respetando siempre a los demás y cumpliendo las leyes que se encuentren vigentes. Es una elección personal,  que solo concierne a cada cual, de manera individual. No somos quienes, no tenemos derecho a juzgar los comportamientos ajenos.

Lo que sí quiero destacar aquí es su gran ingenuidad, la de un hombre de mundo, con grandes y ricas experiencias, de un elevado nivel cultural, miembro de varios consejos de administración y presidente de uno de ellos. Con sus conocimientos, con su posición social, no es fácil entender cómo pudo hablar tan a la ligera y dar tanta información sobre sí mismo, sobre su vida, a un taxista, a una persona que acaba de conocer. No sabía absolutamente nada de mí. Pudiera darse el caso de que yo fuese un tipo sin escrúpulos, capaz de secuestrarle, de idear alguna clase de plan maquiavélico, quizás, en connivencia con una prostituta – grabándole, por ejemplo - con el objeto de chantajearle o arruinarle la vida o la reputación. Todo ello, por beberse unas copas y disfrutar de una noche de juerga.

Al llegar a mi casa, con su nombre y apellidos, además de su cara, buscando en Internet, averigüe muchos más datos sobre él. Era cierto. No me había mentido, ni lo más mínimo. No se trataba de un fanfarrón, sino de un hombre muy importante, enormemente influyente en todo un continente, introducido en grandes y lucrativos negocios. Lo de llegar a ser tan famoso, hasta el punto de que se lo disputasen las cadenas de televisión, no creo que lo haya conseguido. De todos modos, aún está a tiempo. Actualmente, a pesar de ser una persona bastante mayor, continua estando muy activo y trabajando duramente. Ojalá consiga encontrar aquello que busca. Se lo deseo de todo corazón. 

Es mi opinión. Se puede estar de acuerdo o en desacuerdo. Tanto, en un sentido como en otro, agradezco cualquier comentario, lo cual seguramente será enriquecedor para mí. Muchas gracias por leerme y un fuerte abrazo. Hasta la próxima entrada, espero que de interés para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández