martes, 18 de noviembre de 2014

118. ADMINISTRACIONES PUBLICAS

No me gusta generalizar. No es bueno, lo cual, es aplicable a cualquier colectivo: asociación de profesionales, integrantes de un determinado partido político, conjunto de las administraciones,... Me niego a creer que una agrupación, la que sea, mas o menos numerosa, este formada, única y exclusivamente, por miembros que constituyen una especie de canastilla, en la que, todos ellos son "manzanas" podridas. Aunque, a tenor de la escoria con la que a diario nos bombardean los medios de comunicación, podría pensarse que en determinados grupos no existe nadie honrado, que trabaja en beneficio de los demás, para lograr con ello un país mejor. Sinceramente, no seria justo creerlo. Aun hay gente buena, en la que se puede confiar, con escrúpulos, que piensa de un modo correcto antes de actuar, que ha comprendido con meridiana claridad el significado de la palabra "ética".

Dicho esto, ¿para que sirven algunas Administraciones Públicas?. Las tenemos estatales, autonómicas y locales. En todas ellas trabajan fundamentalmente dos tipos de individuos (por favor, que las féminas no se sientan ofendidas; hablo de manera genérica): funcionarios y cargos políticos, algunos de los cuales han sido elegidos por votación popular, mientras que otros, sin embargo -¡que curioso!-, colocados "a dedo", por amiguismo. 

Vagabundo en la calle
No debemos pensar que las primeras -las del estado- , por ser mas amplias y abarcar un territorio mayor, son las peores. Yo, personalmente, me inclino en pensar que las otras dos actúan, se comportan de una forma mucho mas peligrosa, dañina y de un modo absolutamente sangrante para los sufridos contribuyentes, es decir, para todos nosotros.

Tal como yo lo veo, estas administraciones -perdón por la insistencia, no todas-, sirven para: entorpecer -dificultar-, impedirnos progresar y mejorar, ocupar nuestro tiempo y dinero en tramites absurdos, en muchas ocasiones, duplicados, recaudar la mayor cantidad de dinero posible -no cobrar unas justas tasas-,... En definitiva, son elementos ideales e ideados con un único objetivo: jorobarnos y fastidiarnos al máximo, amargarnos la existencia, exprimirnos. Además, por si eso fuera poco -tiene guasa-, se enriquecen con ello, a nuestra costa, con nuestro dinero. Los funcionarios, lógicamente, hacen lo que los otros les mandan, aplicando las liquidaciones y tasas mas altas que pueden, en ocasiones, incluso, de forma ilegal, también inmoral y abusiva. Se dan casos en que, incluso, cobran por servicios no prestados. ¡Una autentica vergüenza!. ¡Unos chorizos!.

Muchos de estos personajillos padecen de analfabetismo crónico con claros indicios de ser incurable. Son auténticas pirañas, parásitos que, además, disfrutan con ello y viven, -con perdón - "como Dios" a nuestra costa, con unas nominas abultadas, más las famosas dietas que, como poco, duplican su sueldo mensual, lo que al final perciben. Voy a argumentar lo que digo con un ejemplo:

Ayuntamiento
Del Padre Ángel, fundador de la ONG Mensajeros de la Paz, no es necesario recordar aquí la gran cantidad de méritos y reconocimientos que ha recibido a lo largo de toda su trayectoria, debido a su buen hacer y su labor en beneficio de los mas necesitados por todo el mundo, de los que no tienen absolutamente nada. Hace unos meses, en plena entrevista telefónica de una emisora de radio, vio un pobre pidiendo y se le ocurrió darle una limosna. En ese momento, un policía local, a la caza del infractor, se acerco y advirtió al indigente de que tenia que irse de allí, lo que hizo que el religioso, sin pelos en la lengua, comenzara una discusión con el agente, amenazándole este de que si no se marchaba, le multaba por dar una ayuda a un necesitado. Este percance, pudo ser escuchado íntegramente en directo por los radioyentes. Es un autentico despropósito, por parte del ayuntamiento y del municipal a la hora de escudarse en una normativa, a todas luces, injusta y carente del mas mínimo sentido común y ético.

Los ayuntamientos de Sevilla y Madrid -por poner solo dos ejemplos -, multan con 750 € a todos aquellos que rebusquen en los contenedores de basura. Pero, ¡cuánto descerebrado nos mangonea!. Hasta un niño pequeño lo sabría. El que tiene 750 € no mira los mencionados contenedores para ver si allí encuentra algo, algún resto de comida que pueda llevarse a su casa, seguramente para alimentar a sus hijos.

No estoy hablando de ningún partido político, sino de algunas administraciones, especialmente las de ámbito local y autonómico. Por cierto, ¡qué cantidad de gente vive a costa de ellas - de nosotros -!. ¿No sobrarían, por lo menos, un 90% de esa gentuza, de esos chorizos?. De eliminarlos, en el buen sentido, claro está, - que nadie me acuse de incitar al crimen - eso, eso decía, sí que sería un auténtico gesto de austeridad, de ahorro. ¡Los millones que se podrían acumular mensualmente!.

Es mi opinión, producto de experiencias, algunas vividas en primera persona. Se puede estar de acuerdo o en desacuerdo. Tanto, en un sentido como en otro, agradezco cualquier comentario, lo cual seguramente sera enriquecedor para mi. Muchas gracias por leerme y un fuerte abrazo. Hasta la próxima entrada, espero que de interés para todos.

Paco Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández