viernes, 24 de octubre de 2014

115. LOS LATIDOS POR MI AMOR


Dulce y delicadamente,
te tomé entre mis brazos, mi amor.
Te besé con gran delicadeza y con exquisita ternura.
Percibí, sin disponer de un precedente,
la suavidad de tus mejillas,
la calidez y la tibieza de tu inigualable aroma,
sintiendo un incondicional y puro amor.
Los latidos de mi corazón se hicieron más presentes,
quizás consciente de que,
a partir de ese instante,
me tornaba en tu protector,
acrecentándose mi responsabilidad.
Concluías un periodo, arribando a este mundo nuestro,
y, ahora, pasados estos años juntos,
cada vez que te digo y repito, en ocasiones,
siendo un pesado,  “te quiero, hijo”
de emoción me llena tu habitual y rápida respuesta,
“yo también a ti, papá”.

Paco Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández