domingo, 2 de junio de 2013

85. PENA DE MUERTE: UN CRIMEN LEGAL

La pena de muerte en sociedades mínimamente organizadas es un doble fracaso: tiene antes que ver con la venganza que con la justicia y no resuelve absolutamente nada”. -  JoséLuis Martín Prieto, periodista español  -

_____________________________________________________________________________________


·         La sociedad norteamericana se muestra, en su mayor parte, a favor de la pena capital.
·         Ningún juez, ni jurado, ni gobierno del mundo, puede decidir sobre quién debe morir o vivir. Nadie, ni persona, ni institución, es dueña de la vida de alguien.
·         La pena de muerte es, simplemente, una venganza; es aplicar la ley del talión, el “ojo por ojo, diente por diente”.
    _____________________________________________________________________________________

    El pasado día 15 de Abril, durante la celebración del famoso Maratón de Boston, muy cerca de la línea de meta, fueron detonados dos artefactos explosivos de fabricación casera, causando la muerte de tres personas y dejando 282 heridos. Parece ser que estos hechos los llevaron a cabo, sin otro tipo de participación externa, los hermanos Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev, pertenecientes a una familia de origen checheno, pero residentes en los E.E.U.U. El primero de ellos falleció en el trascurso de un duro enfrentamiento con la policía, mientras que su hermano menor, a día de hoy,  se recupera en algún lugar del estado de Massachusetts de las graves heridas recibidas durante su captura.

    Internos en sus celdas
    Posteriormente, el 22 de Mayo, en Londres, dos presuntos terroristas, degollaron en la calle y a plena luz del día, a un soldado de 25 años, Lee Rigby, padre de un niño de corta edad. Uno de ellos, a la vez que trataba de justificarse ante las grabaciones que realizaban los transeúntes, pidió disculpas a las mujeres porque habían tenido que presenciar aquel hecho tan desagradable pero advirtiendo que eso era, ni más ni menos, lo que veían a diario las mujeres musulmanas en muchas partes del mundo.

    La pena de muerte continua aplicándose en pleno siglo XXI en una gran cantidad de países: China, Irán, Irak, Arabia Saudí, Estados Unidos, Yemen, Sudán, Afganistán, Gambia, Japón, Cora del Norte, …. Algunas de estas naciones están gobernadas por regímenes totalitarios y opresores, donde  prácticamente las libertades de sus ciudadanos son inexistentes. La libertad de prensa, de reunión, de opinión, la religiosa, … o no existen, o son muy limitadas, y aquellos que osan saltarse dichas prohibiciones,  son severamente castigados, pudiendo llegar a ser condenados a la pena capital.

    E.E.U.U., sin embargo, parece ser, que se trata de una nación, una gran nación, en la que la sociedad es la más avanzada, democrática y donde sus ciudadanos gozan de una total libertad. Se nos quiera hacer creer que es el país de las oportunidades, de la opulencia, un modelo a seguir. Todo el mundo, eso dicen, sin excepciones, puede y debe aspirar a conseguir el llamado “sueño americano”. No obstante, según datos facilitados por Amnistía Internacional, el pasado año 2.012 ocupó el quinto puesto en cuanto al número de personas sentenciadas a muerte y ejecutadas (43). ¡Eso que es un país civilizado!.

    La vida, la vida humana de una persona, tiene el mismo valor en cualquier parte, independientemente de la región o de la zona del mundo en la que se encuentre. Sin embargo, en los Estados  Unidos de Norteamérica, a pesar de su avanzada tecnología, sus enormes progresos en campos como el científico y tecnológico, el espacial y  aeronáutico, el de la medicina y tantos otros, a pesar de ello, decía, allí, continúan ejecutándose personas, seres humanos, en un buen número de sus cincuenta estados. Y, lo peor de todo: una gran mayoría de americanos, es decir, de votantes, que eligen a los políticos que legislan, están de acuerdo en que, para determinados delitos, continúe aplicándose la pena capital.

    Ejecuciones en el mundo en el año 2.012 (Fuente: Amnistía Internacional)
    Hace pocas semanas, se realizó una encuesta con la que se pretendía indagar sobre la opinión de los estadounidenses en relación a la posibilidad de que Dzhokhar Tsarnaev, como ya he dicho, responsable y único superviviente de los atentados de Boston, fuese condenado por terrorismo ante un jurado. Un 70% de los ellos estuvieron de acuerdo en que debía ser sentenciado a muerte, sin ninguna duda. Solo un 27% opinó que no. El 3% restante prefirió no contestar.

    Gobernadores como George W. Bush o Arnorl Schwarzenegger no les ha temblado el pulso a la hora de firmar cualquier ejecución durante la época en la que ambos se mantuvieron en sus puestos de máximas autoridades en sus respectivos estados. Supongo yo, simplemente, porque sabían que eso les haría ganar votos para su reelección. Lo contrario, si anulasen alguna ejecución, podría ser interpretado como un signo de debilidad por parte de sus electores, suponiendo por lo tanto la pérdida de confianza de estos.

    Yo no estoy de acuerdo con la pena de muerte. Ni siquiera para aquellos que han cometido horribles crímenes. No me parece que sea ninguna solución a un problema, a un delito, por horrendo que este pueda parecer. Ejecutar a una persona, quitarle la vida, no sólo no soluciona absolutamente nada, sino que es, en cierto modo, ponerse, por parte del estado, del juez o del jurado, al mismo nivel que aquel que ha delinquido gravemente y que es merecedor de un castigo.

    Cartel mostrando la oposición a la Pena de Muerte
    Entiendo que tiene que ser terrible pasar por una situación en la que han asesinado a tu padre, a tu hijo, han torturado y violado  a tu hermana o a tu mujer… Estos casos son tremendos; los que no hemos pasado por este tipo de tragedias, dudo que alcancemos a entenderlo. Quizás sea muy superior a todo cuanto nos podamos imaginar, por mucho que intentemos ponernos en la situación de familiares de esta clase de víctimas. Ante una situación así, supongo que, en un primer momento, la reacción de cualquiera, sea de venganza, de pedir la muerte para quién ha llevado tanto sufrimiento y dolor a nuestras vidas, a nuestra familia. Somos humanos y, como tales, tenemos sentimientos de este tipo; tal vez sea una reacción normal, …pero solo “en caliente”. Una vez pasado ese primer momento, ese instante inicial, en el que somos conocedores de la tragedia que nos ha tocado, debemos verlo de forma diferente,  meditando, razonando. Asimilando la nueva situación y rotos por el dolor pero, ya “en frío”, lo lógico es dejar que la justicia haga su trabajo; alejar de nosotros sentimientos de revancha, de venganza, de “ojo por ojo”. No estoy hablando de perdonar. Puede que haya pocas personas capaces de hacerlo. Pero, creo que es mejor que gastemos nuestras energías en recuperarnos y comenzar a vivir de nuevo, aunque sea aprendiendo nuevamente con la falta de ese ser querido del que algún o algunos desalmados nos han privado.

    En mi opinión, la pena de muerte, es una venganza, una revancha. Es eliminar, matar a alguien de forma legal, simplemente, porque las leyes vigentes de un determinado país o gobierno lo permiten. Ninguna persona ni institución, puede decidir sobre quién debe vivir y quién morir. A nadie se le debe quitar la vida, independientemente de los delitos o  atrocidades cometidos. Es cierto: hay personas que no pueden vivir en sociedad, deben ser encerradas de por vida, no se les debe dar la libertad nunca. Por su peligrosidad, su inadaptación, su maldad, … Pero, insisto: no debemos decidir sobre su vida o sobre su muerte. Eso, no nos corresponde a nosotros.

    Representación de El Tio Sam
    Termino ya con algo que es llamativo y patético. Todos lo hemos visto en las películas, pero existe en la realidad. Me estoy refiriendo a esa especie de gradas situadas al lado de una sala de ejecución, donde se encuentran sentadas las autoridades y los familiares de alguna víctima de un reo. …Y allí están, todos, ansiosos, esperando a que aparezca tras un cristal. Después de la preparación por parte de los guardias, parecen disfrutar de cada momento, viéndole morir, retorciéndose, dando los últimos suspiros. Asegurándose de que ya no respira, de que ha abandonado este mundo para siempre. Por fin, tras ese momento, dichos “espectadores” parecen aliviados y ya pueden descansar en paz. ¿No es esto una venganza?. ¿Un recrearse de aquel que nos ha hecho daño?

    Por último, comentar que los sentenciados no son condenados a muerte una sola vez, sino cientos o miles de veces. …O destinados a una lenta y sufrida agonía hasta morir, como se quiera. ¿Por qué afirmo esto?. ¿Qué quiero decir?. Pues, porque, en E.E.U.U., por ejemplo, uno se puede pasar 15 ó 20 años en el Corredor de la Muerte, esperando su hora, sin saber cuándo será. Si tal día como hoy se levanta a desayunar, no sabe si mañana o la semana que viene también lo hará. Y así van pasando los días, las semanas, los meses, los años,… Eso debe de ser una experiencia terrible. Con esto no quiero dar a entender que muestro algún tipo de comprensión por los condenados y verdaderamente culpables de los graves delitos por los que han sido juzgados. No deseo que se entienda así.

    Por otra parte, se sabe que a lo largo de los años, ha habido condenados a muerte que, después de haber sido ejecutados, se ha podido demostrar que eran inocentes. Por lo tanto, y después de todos los argumentos que he tratado de exponer, yo digo NO A LA PENA DE MUERTE, SEA CUAL SEA EL DELITO COMETIDO. …Ni en tiempos de paz, ni tampoco durante las guerras, aunque las atrocidades cometidas por todos los bandos implicados en cualquier contienda, sería objeto de otra entrada en el blog.

    _____________________________________________________________________________________

    SIN MUSICA LA VIDA SERIA UN ERROR. - Friedrich Nietzsche -

    • Tema Musical  : I Don't Want to Lose You
    •  Intérprete        : Tina Turner
    • Año                 : 2.008
    • Género            : Pop
    • Título Album    :  Greatest Hits
    • Notas              :
     

     Así Pienso. Así te lo he contado. … En Breve,
    Nueva Publicación 
    _____________________________________________________________________________________
     ------ >>>>   Mi Perfil en Facebook: http://www.facebook.com/valdepares    <<<<------

    2 comentarios:

    1. Estoy en desacuerdo total con la pena de muerte. Si el principio fundamental de la justicia es la regeneración, la pena de muerte acaba con todo posibilidad de lograrlo y no es otra cosa que la venganza. ¡Superemos el ojo por ojo!

      Saludos

      ResponderEliminar
    2. Tienes un regalito en mi blog. Un besazo.

      Yo también estoy en total desacuerdo con la pena de muerte.

      ResponderEliminar

    Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
    Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

    Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

    Un saludo,

    Paco Fernández