viernes, 1 de junio de 2012

52. EL ODIO: LA VENGANZA DE UN COBARDE - Parte I


"Cuando nuestro odio es demasiado profundo, nos coloca por debajo de aquellos a quienes odiamos". Françoisde la Rochefoucauld - Escritor francés -

___________________________________________________________________________

Desde hace bastante tiempo, tenía en mente dedicar una publicación al tema que aquí me ocupa. No estoy seguro de que me vaya a saber expresar con suficiente claridad así como si voy a estar acertado con el enfoque que le dé, puesto que se trata de un asunto que, a priori, creo que no me va a resultar nada fácil abordar. Pretendo dividirlo en dos publicaciones, siendo una de ellas continuación de la primera. Me estoy refiriendo a un sentimiento, a una emoción que, desde luego, para mí, es de las más dañinas y destructivas que toda persona puede llegar a sentir: el ODIO, el rencor, el resentimiento obsesivo y enfermizo hacía alguno de sus semejantes.

No obstante, antes de entrar en materia, permitirme que haga una serie de puntualizaciones. En primer lugar tenemos que tener en cuenta que no es lo mismo que alguien nos caiga mal, que lo veamos como antipático o desagradable a sentir verdadero odio, aversión, rencor hacía él. Todos sabemos que las relaciones interpersonales, en ocasiones, son bastante difíciles y complicadas. A veces, somos unos auténticos campeones a la hora de opinar y juzgar sobre  otras personas: un compañero de trabajo, de estudios, un vecino, un amigo de nuestro hijo, etc. Tendemos a echar mano inmediatamente de lo que vemos, de la primera impresión, de nuestra primera impresión y simplemente por su forma de vestir, de hablar o incluso por su tono de voz, nos creemos que ya estamos en condiciones de decir que lo conocemos, que ya lo hemos “calado”, sin ningún tipo de duda. Estamos seguros de ello. Interiormente, nos repetimos una y otra vez: ¡…A mí me la va a dar este …!. ¡…Como si no lo conociera!. ¿A quién pretende engañar?.

De esta forma, unas personas nos caen bien y otras mal. Así de simple. Pero, … en fin, supongo que esta actitud forma parte del ser humano y nos sería muy costoso cambiar y comportarnos de otra manera. Por otro lado, quizás, el mundo no sería mundo si la mitad de este, no se dedicase a juzgar y a hablar, normalmente mal, de la otra mitad. …La raza humana es así…Y todo esto, sin mencionar la tolerancia, en cierto modo relacionada con lo que estamos comentando. ¡…Esa, es otra!. No nos gusta “soportar”, aguantar a nadie. Nosotros somos de una forma de ser, tenemos una manera de hacer las cosas y por lo tanto no queremos que otros vengan e influyan en nuestro modo de actuar, intentando cambiarnos, obligándonos a adaptarnos. Enseguida ponemos el grito en el cielo. … Bueno, … en fin, no obstante, esto puede formar parte de otra publicación diferente que posiblemente pueda escribir más adelante.

Pero el tema principal de este artículo es algo muy diferente. Es mucho más fuerte, insano, dañino, nocivo; puede estropear y dañar la vida de quien lo padece. El odio, quizás comience, surja,  tras una pequeña ofensa recibida por parte de otra personan o, incluso,  en realidad, no exista tal agravio sino que este sea producto de nuestra imaginación o haya habido un simple mal entendido. Con  el tiempo, se va a ir incrementando, inflando como un globo. Nuestros sentimientos hacía la otra persona irán aumentando en sentido negativo hasta el punto de poder desearle todo el daño posible.

Pero, vamos a ver…, ¿qué es eso a lo que llamamos odio?. Según la Real Academia de la Lengua, se denomina así a una Antipatía o aversión hacía algo o hacía alguien cuyo mal se desea “.

Por otra parte, para la Enciclopedia Wikipedia, es un “ Sentimiento de profunda antipatía, rencor, disgusto, aversión, enemistad o repulsa hacía una persona, cosa o fenómeno así como el deseo de evitar, limitar o destruir el objeto odiado “.

Como podemos ver, estas descripciones son muy sencillas y de una extraordinaria claridad. No son necesarios muchos más comentarios.

La persona que así se siente, desde luego, yo creo que sufre, lo pasa mal, se obsesiona pensado en aquel o aquella que, presuntamente, le ha ofendido. Dedica mucho tiempo de su vida a “ comerse la cabeza “,  estando convencido de que él es una víctima, de que se le ha hecho  por ser bueno,  de que el daño es irreparable, de ¿por qué a él?. Obviamente no es feliz. No vive, con lo que su salud psicológica se ve mermada y, por extensión, también la física.

El que para él es su “ofensor”, piensa que es una mala persona, un aprovechado, que se le ha reído en su propia cara, …. De este modo, conforme va pasando el tiempo el odio y el rencor se van acentuado, haciéndose más patentes de manera que esta persona termina amargada y resentida contra otro que, posiblemente o, no era para tanto o, simplemente, “ no era “, porque no hubo tal daño ni tal ofensa; esta sólo estaba en su imaginación.

Por lo tanto, el odio, el rencor, las obsesiones, son malos compañeros de viaje para recorrer el “ camino “ del que hablaba en la publicación anterior titulada, " Nuestro Ciclo Vital: Entre Luces y Sombras ", para referirme a nuestra vida, a nuestro ciclo vital. En mi opinión es mucho más inteligente y acertado, optar por una vida sana y tranquila, viviendo y dejando vivir a los demás. Es muy importante y muy gratificante gozar de una gran paz interior donde primen las ilusiones y los pensamientos limpios, libres de “ energía “ negativa,  hacia los demás o hacía nosotros mismos.

Tenemos que procurar visualizar, disponer de un proyecto de vida, bien planificado y luchar con todas nuestra fuerzas para culminarlo, para alcanzarlo, para llevarlo a cabo. Como dicen los yoguis o maestros que se dedican a enseñar métodos y técnicas orientales con objeto de alcanzar una vida mucho más armónica y satisfactoria, tenemos que cuidar nuestra salud espiritual, la del alma, para disfrutar de salud corporal. Una lleva a la otra.

Esta idea, que hasta hace no mucho, se creía propia de sectas y grupos que se aprovechaban económicamente de sus "seguidores" o practicantes, actualmente, yo pienso que ha sido tomada muy en serio por terapeutas y profesionales del mundo de la medicina y de la psicología en los países occidentales, llevándola a la práctica, ya que se ha visto que tiene efectos enormemente beneficiosos en el tratamiento de una gran cantidad de patologías y dolencias, tanto psíquicas como físicas


___________________________________________________________________________
Nota Final .- La próxima publicación, titulada EL ODIO: LA VENGANZA DE UN COBARDE - Parte IIse puede considerar continuación de esta. En ella, trataré de abordar el mismo tema, es decir, el odio, pero referido a la familia. Es doblemente triste cuando ese rencor, ese resentimiento, ocurre dentro de nuestro “ grupo familiar “, entre personas unidas por lazos de sangre. Os aseguro que hay que pasar por ello. …Y, aún así, por más que lo intento, yo no  termino de entenderlo.
___________________________________________________________________________

SIN MUSICA LA VIDA SERIA UN ERROR. - Friedrich Nietzsche -
  • Tema Musical : Cocaine
  •  Intérprete       : ERIC CLAPTON
  • Año                 : 2.001
  • Género            : Pop
  • Título Album    : Believe in Life
  • Notas              :

Así Pienso. Así te lo he contado. … En Breve, 

Nueva Publicación. Te espero ...
___________________________________________________________________________
 ------ >>>>   Mi Perfil en Facebook: http://www.facebook.com/valdepares   <<<< ------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández