sábado, 11 de febrero de 2012

34. ¿... LA DESINTEGRACION DE ATOMO?. ¡ HORRIBLE!


¡Triste época la nuestra!. Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.Albert Einstein - 
_________________________________________________________________________________________________

Si pensamos en la gran cantidad de vivencias acaecidas en nuestra época escolar, en mi opinión, casi todos solemos tener una mayoría de recuerdos agradables e incluso divertidos; sin embargo puede que nos encontremos con algunos instantes llenos de desencanto, vergüenza o incluso amargura. De esos que puedes llegar a decir: “ ¡Trágame tierra. No quiero estar aquí!

Cuando yo tenía once años, en plena pubertad, me vi obligado a cambiarme de una escuela de aldea, de pueblo, con un sólo maestro, como era la de Valdepares  y donde estábamos separados niños de niñas, a una concentrada, de carácter mixto, en La Caridad, a donde acudíamos niños del concejo de El Franco, es decir, de todos los pueblos que constituían el mismo, reuniéndonos en este colegio aquel primer años alrededor de unos 700 alumnos.

Atomium  (Bruselas)
Allí pasé a tener un profesor por asignatura, pudiendo ocurrir en algunos casos que un mismo maestro nos impartiese dos materias como, por ejemplo era, creo recordar, Inglés y Religión.

Introducido ya en materia, la anécdota que hoy quiero comentar, me ocurrió cursando  7º u 8º de E.G.B. Aquel año, el docente encargado de darnos clase de Física y Química era D. Germán, del cual, por cierto, guardo unos excelentes recuerdos lo mismo que de su mujer, la Srta. Carmen, que impartía Ciencias Sociales.

La verdad es que yo, desde siempre, lo mismo en el colegio que en cualquier etapa de estudios, fui un alumno que nunca dio trabajo a los profesores ya que era muy tranquilo, bastante introvertido y, por lo tanto, no revolvía ni molestaba en absoluto. A veces, dicho sea de paso, puede que no me enterase de lo que allí se hablaba ya que estaba en “mi mundo” pero, por lo menos, no era un incordio. Siendo un personaje de esta forma no era de extrañar que uno, entre el profesorado, tuviese cierta fama de “buenín”, de fiar, de un gran chico. 

El caso es que, con esa muy ganada y merecida reputación, una tarde en la que teníamos clase con D. Germán, este pretendía hablarnos sobre la Estructura del Atomo y tuvo la genial idea de hacerlo mostrándonos unas figuras montadas que había en el laboratorio y que representaban dicha  estructura. Para ello pensó en mandar a algún alumno a buscar una pero, ¡claro!, … eran un poco delicadas, tenían que ser tratadas con cuidado, con delicadeza, casi con mimo porque podían romperse. Para ello, después de pensar un rato, llegó a la conclusión de que yo, yo mismo,  el que le inspiraba más confianza, podía ser el encargado de cumplir ese delicado cometido. ….Quizás después se arrepentiría  de este mandato. O no, … vete tú a saber.

Maqueta que representa al átomo
Aún puedo recordar aquel momento inolvidable. Don Germán “sobrevolando” con sus ojos el aula en  busca de alguien responsable, cuidadoso, formal, … en definitiva, ideal para este encargo, …y, de repente, pasados unos segundo observando fijamente a su audiencia,  noté que sus pupilas, se clavaban en mi cara diciendo con una voz muy fuerte y potente, además de mostrar una gran seguridad en sus palabras :

     - Francisco, tú puedes hacerlo. Vete al laboratorio y, según entras, a tu derecha, hay un figura que representa el átomo y sus partes. Cógela con cuidado y tráela para que podamos estudiar sobre ella. …Con mucho tacto y cuidado.

Jamás se me olvidará la expresión de su cara haciéndome aquella petición casi suplicante: “… Con cuidado, tráela, … con tacto y con cuidado, …mucho cuidado ”.

El caso es que salí del aula como pude, con las piernas temblorosas y notando que mi frente estaba ardiendo y de la que caían un gran número de gotas de sudor, ... sudor caliente..., pero, ¡qué narices!, estaba decidido a desempeñar un papel que quizás sería recordado y comentado durante años… Y yo era el elegido, el protagonista. ¡…Casi nada!. … Mis nietos algún día estarían orgullosos de mi. Me dije a mi mismo para inducirme una buena dosis de valor: " Paco, ... recuerda, Querer es Poder. Si quieres, puedes. Adelante ..., sin titubeos. "

Entré, por lo tanto, en el laboratorio de Física y Química y vi la figura. Mientras mantenía la respiración la cogí como si fuesen una docena de huevos y di la vuelta hacia el aula que estaba a muy pocos metros. Recuerdo que por el camino, en principio, como de momento veía que no pasaba nada, pensé:  

     - Esto está chupado; es muy fácil, Paco. ¿De qué tienes miedo?. Apenas pesa unos gramos esta cosa y es una gilipollez estar asustado. …¡Que tontería!. ¡Caerme a mi!. … Es lo más absurdo que he pensado nunca.

Bueno, pues el caso es que me disponía a entrar en el aula, cuando noté un ligero toque de mi codo derecho sobre el marco de la puerta y, ¡… maldita casualidad!. … Mi mano derecha, era la que sujetaba aquel “átomo gigante” que había que tratar con tanto cuidado. De repente, noté que la estructura entera se separaba de mis dedos, como si fuese una paloma comenzando a  iniciar el vuelo.

     - ” ¡… Cachis”, la que he armado!, - pensé para mis adentros

Pero todos los demás, incluido D. Germán claro, ya estaba al tanto,  enterados, y bien enterados estaban, de que había armado una buena y bien armado.

Aula en una facultad
Las bolitas que representaban los electrones con las  baritas que las unían, al entrar la estructura entera en contacto con el suelo, salieron disparadas a una velocidad que me pareció supersónica y se dispersaron por toda la clase llegando cada una de ellas al lugar más escondido, recóndito y apartado. Pasó algo así como cuando te cae una moneda al suelo que va rodando al sitio más inesperado y oculto debajo de un armario y que, por lo tanto, tienes que recurrir al palo de una escoba si deseas recuperarla. Pues eso, … eso ocurrió, ni más ni menos,  eso pasó con todas las benditas bolitas; … por toda la clase.


Lo peor de todo y que más nervioso me puso fue oír, todos a una, como al unisonó, a mis compañeros con una estruendosa carcajada que me pareció interminable, a la vez que notaba un calor abrasador por mis mejillas que me daba la impresión que se iban a derretir; además estoy convencido que en ese momento seguro que se podría ver reflejado el arco iris en mi cara con todos sus colores.

¡Qué mal lo pasé…!. ¡Horroroso!. No se lo deseo a nadie. Es uno de esos momentos en que te dices a ti mismo:

     - ¡Trágame tierra y que nunca más salga a la superficie!. No quiero que me vean más por aquí.

Bueno, … Don Germán. ¿Qué pasó con Don Germán?. Pues, …la verdad no recuerdo nada de él ya que no me atreví a mirarle a la cara. Me mantuve rígido, extasiado, mirando al suelo, sin levantar la cabeza, tratando de seguir con mis ojos cada uno de aquellos dichosos electrones que iban dando botes y golpeando contra las mesas; en resumen, viendo cómo la estructura “de marras” se me había desintegrado en cuestión de décimas de milisegundo. … No recuerdo nada de lo que hice a partir de ahí. Supongo que saldría escopetado.

Muchas veces, desde la distancia en el tiempo, me he preguntado qué pensaría Don Germán en aquel preciso instante que, por cierto, a mí me pareció eterno o que me diría si yo me atreviese a levantar la cabeza. En ocasiones, más bien para animarme, creo que, como buen gallego, exclamaría:

     - ¡ Y luego,  Francisco, ... qué pasó!

Sin embargo, otras veces y siendo más realista, sinceramente, pienso que se diría a si mismo algo así:

     - ¡La que me ha armado este …!. …Y eso que era el más indicado. el mejor, ...el único en el que podía confiar. No quiero ni pensar lo que haría cualquiera de estos otros cafres; igual rociaban la figura con gasolina y le acercaban una cerilla para comprobar si se formaba algún tipo de fusión nuclear.

En fin, esta es la historia que quería compartir con vosotros. … Ah sí, se me olvidaba. Más tarde me enteré de que la famosa figurita que representaba el átomo se armaba y desarmaba sin problemas, muy fácilmente. En vez de romperse, se había desarmado. …Pero ¿cómo iba yo a saber eso?. Para mí, conocer este pequeño dato después del mal trago pasado, no fue ningún consuelo. Hoy, a pesar de saberlo, sólo con pensar en aquellos acontecimientos, aún siento aquel temblor de piernas tan espantoso y aquel sudor abrasador por toda la cabeza.

… Y menos mal que no vi la cara de Don Germán. ….Eso me consuela.
_________________________________________________________________________________________________

LA MUSICA QUE YO ESCUCHO
  •  Tema Musical : Gloria
  •  Intérprete       : Umberto Tozzi
  • Año                 :1.979
  • Género           : Pop
  • Título Album   : Gloria
  • Notas              :



Así Pienso. Así te lo he contado. En Breve, 
Nueva Publicación. Te espero ...
___________________________________________________________________________
 Mi Perfil en Facebook: http://www.facebook.com/valdepares

1 comentario:

  1. Pues igual tenias que haber visto su cara, seguro que no era para tanto , porque como tú bien dices se montaba y desmontaba y de esa manera no te habrías quedado con el trauma. Pero por otro lado, si no te hubiera resultado traumático, hoy no estaría leyendo esta anécdota que me hizo reir!! Por eso y usando uno de esos refranes que te gustan, no hay mal que por bien no venga! Mar

    ResponderEliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández