jueves, 9 de febrero de 2012

33. VIVIR DISFRUTANDO CADA DIA Y CADA MOMENTO



Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo.- Stephen Leacock -
________________________________________________________________________________________________

- Hola, buenas tardes, …¡dígame!, - le pregunté a una cliente

- Hola hijo. De buenas, no tienen nada. …Hay mucha humedad y están anunciando gran cantidad de agua para el fin de semana, … pero casi nunca aciertan. Con decir que en Asturias llueve, ya lo resuelven todo

- Quería ir a Favila, 12, - me dijo

Muy pronto me di cuenta de que la señora que se acababa de subir al taxi, era en realidad una de esas personas sencillas, simpáticas y a las que les encanta dar conversación al taxista. Esto es algo que a mí, personalmente, no me molesta; tengo muy asumido que cada día me puedo encontrar con clientes que prefieren viajar en silencio, pensando en sus cosas, en sus problemas  o, muy al contrario, aquellos otros acostumbrados a charlar amenamente con el conductor que, al fin y al cabo, recordemos, es su compañero de viaje. La verdad es que muchas de estas conversaciones suelen ser muy vacías, insustanciales, es decir, que se limitan a “hablar por hablar”, sobre el tiempo, el tráfico o la cantidad de personas que hay comprando por las tiendas en época de rebajas. Son pequeñas charlas, muy parecidas a las que se mantienen dentro de un ascensor, cuando sus ocupante normalmente se limitan a mirar para el techo con tal de no cruzar la vista con el vecino que, por otra parte, sobre todo en comunidades grandes, quizás no conozcan ni de vista.

Sorteo de la Lotería Nacional
Yo, por mi parte, siempre prefiero ser cauteloso, que sea el propio cliente el que tome la iniciativa de inclinarse por un u otra postura. Si su opción es la de entablar algún tipo de contacto dialéctico, yo encantado. Procuro seguir el hilo de  la conversación. …Y, la verdad, a veces merece la pena, se puede aprender mucho en este intercambio de ideas. Me siento muy a gusto cuando alguien que encima ni siquiera me conoce pero que , de todas forma, me habla de algo que me hace meditar, pensar y, a veces, puede incluso llegar a conmoverme por la sincerad y confianza que me demuestra.

… Pero volvamos a la señora protagonista de esta publicación, mi cliente.   Una vez puesto el coche en marcha y ya dirigiéndonos al destino que me había fijado, como un poco escandalizada, me dijo:

- ¡Qué vida esta tan rara, tan materialista!. La gente no piensa más que en el dinero, como si este fuese la panacea que todo lo cura, – y prosiguió -. Acabo  de encontrarme con un amigo que me preguntó si me había tocado la lotería. …A mí…, ¡es increíble!.

- Me toca todos los días, - le dije bien alto y claro -. Cada mañana, me levanto, desayuno con mi marido, me voy a trabajar y al final de mes, mira tú por dónde,  me pagan por ello.

- ¿Acaso quieres tú más lotería que esa?. …¡Con la de desgracias que hay en el mundo!. …Si yo soy una afortunada.

Al poco tiempo, llegamos a la calle Favila en  lo cual dejé a la señora en su domicilio pero durante un buen rato no dejé de pensar en el corto diálogo que habíamos  mantenido. Me di cuenta de lo enormemente acertada que estaba al pensar de ese modo así como que tenía una filosofía de vida realmente admirable. Pensando de esa forma y estando convencido de ello, desde luego, uno tiene que ser mucho más feliz.

Está más claro que el agua que a cualquiera de nosotros, si nos tocasen ahora mismo varios millones de euros en la lotería, la alegría que nos llevaríamos, sobre todo en los primeros momentos, sería enorme y nos daría una inmensa tranquilidad y seguridad, pues con ello solucionaríamos nuestro futuro económico además de poder zanjar las posibles deudas que tuviésemos pendientes en este momento.

De todos modos pensemos en una gran cantidad de cosas que ahora mismo tenemos o hacemos diariamente y que ni siquiera les prestamos atención porque, para nosotros, es lo natural, lo normal. Están ahí, ocurren a menudo, pero nos pasan desapercibidas. No las valoramos en su justa medida; son cosas o acontecimientos muy pequeños, insignificantes pero, quizás para otras personas, tengan un inmenso valor porque ellos las han perdido o han estado a punto de que esto ocurriese.

Steve Jobs, en su última aparición pública
En ocasiones podemos ver y oír en los medios de comunicación testimonios de personas que han superado una grave enfermedad. Cada uno cuenta su historia según su propia experiencia pero todos ellos coinciden en un punto esencial: “  Ahora mi vida es diferente. He cambiado y valoro y aprecio las cosas pequeñas que se desarrollan a mi alrededor como una puesta de sol, el sonido del agua en un riachuelo, un beso de mi hijo, la sonrisa de un desconocido, el ruido que produce sobre las ventanas el viento, etc.”

Parece una broma de muy mal gusto pero, la verdad, para aprender a vivir, han tenido que pasar por el trago amargo de una enfermedad, de una dura enfermedad, con las consiguientes molestias, agobios, noches sin dormir pensando que se morían, dolores de distintos tipos, etc. Y después de todo esto, tras haberlo pasado, es cuando se dan cuenta de lo “gilipollas” que habían sido hasta entonces, de lo mal que habían aprovechado el tiempo con preocupaciones inútiles, estresándose, enfadándose por tontería a veces con sus seres queridos, etc. Por fin, … tras todo ello, por fin digo, HAN VISTO LA LUZ, la claridad necesaria que les ha mostrado las cosas que de verdad importan para pasar por la vida siendo felices, lo que de verdad merece la pena, lo importante.

Dice por ahí un refrán, supongo que muy español, que “Más Vale Tarde que Nunca “ pero no esperemos a pasar por un martirio para empezar a pensar que hay otro tipo de vida más saludable y acertado, más inteligente. Pensemos como nuestra protagonista del principio de esta publicación que “ somos unos seres afortunados, que las cosas pequeñas de cada día es lo que nos hacen VIVIR  y que no necesitamos lo que no tenemos para disfrutar de la vida porque, entre otras cosas, nos tenemos a nosotros mismos, capaces de pensar de una forma positiva. … Y eso ya es mucho “. Disfruta de las cosas pequeñas, siendo feliz.


 _________________________________________________________________________

LA MUSICA QUE YO ESCUCHO

  •  Tema Musical : Because you Loved me
  •  Intérprete       : CELINE DION
  • Año                 : 2.000
  • Género           : Pop
  • Título Album   : The very vest of
  • Notas             :

Así Pienso. Así te lo he contado. En Breve, 
Nueva Publicación. Te espero ...
___________________________________________________________________________
 Mi Perfil en Facebook: http://www.facebook.com/valdepares

5 comentarios:

  1. Paco, otra vez tienes muchísima razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fátima, siempre me animas mucho a seguir escribiendo. Muchas Gracias.

      Eliminar
  2. Paco me encanta lo que cuentas es muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro mucho. Espero seguir escribiendo sobre temas que os interesen.

      Eliminar
  3. Gracias a todos los que participáis con vuestros comentarios. Ello me anima a seguir escribiendo. Os recuerdo que son reflexiones y opiniones personales y que podéis estar o no de acuerdo. Tanto si es así como si no, no dudéis en manifestar vuestro parecer. De nuevo, MUCHAS GRACIAS a todos.

    ResponderEliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández