lunes, 16 de enero de 2012

29. LO BARATO QUE FUE ASESINAR A MARTA

Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente. – Sócrates -

Marta del Castillo
Las sentencias judiciales está claro que deben ser acatadas y respetadas por todos los ciudadanos pero como personas libres y residentes en un Estado de Derecho y democrático, siempre podremos  manifestar nuestro acuerdo o desacuerdo con ellas.
Desde hace unos meses se venía enjuiciando en España a  las cinco personas implicadas en la desaparición y posterior asesinato de Marta del Castillo. Por fin, tras haber sido escuchadas las partes y analizadas todas las pruebas de las que se disponía, hace tres días hemos podido conocer la sentencia dictada por parte del juez que ha llevado la instrucción del caso.
Para sorpresa de todos, este fallo no deja indiferente a casi nadie ya que el resumen que podemos hacer es el de  una condena de 20 años de prisión para el principal encausado, Miguel Carcaño, autor confeso del  crimen y la libre absolución para  los demás inculpados. El Sr. Juez y los demás magistrados que representaban a las diferentes partes tendían sus motivos para  presentar y analizar las pruebas como lo hicieron y que el resultado final fuese un veredicto de este tipo pero los ciudadanos normales, de a pie, no vinculados al sistema judicial, no lo entendemos; estamos perplejos, confusos e indignados.
Si hacemos un poco de historia, recordamos  que Marta murió a manos de su exnovio Miguel Carcaño, el día 24 de Enero de 2.009 en Sevilla. Posteriormente se detuvo a este, a su amigo Samuel Benítez,  a su hermanastro, Francisco Javier Delgado, la novia de este, María García y el menor de edad y amigo de Miguel Carcaño, Javier García Marín, apodado “ El Cuco “.
Todos ellos, desde el mismo momento de su detención y continuando durante el tiempo en el cual se llevó a cabo el juicio, se han estado “cachondeando” de todo el mundo: de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, de los voluntarios que participaron en la búsqueda de Marta y, sobre todo, se rieron y se burlaron de los padres de esta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, que, encima de saber que su hija fue brutalmente asesinada, no pueden disponer de su cuerpo para darle sepultura ya que los acusados nunca dijeron la verdad sobre el paradero del cuerpo.

Efectivos de la Guardia Civil buscando a Marta
 No entiendo esta sentencia judicial pero tampoco alcanzo a comprender que los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado que han intervenido en la investigación, no hayan sido capaces de “sacarles” dónde habían tirado el cadáver de la chica. Son cinco personas implicadas, no es una y, si no todas, varias, tienen que saber a dónde fue a parar el cadáver  de Marta. Hay métodos para hacerles hablar pero contando la verdadera versión, no las 9 diferentes que dio a lo largo de toda la investigación el principal acusado, Miguel Carcaño, insisto, reconocido autor material y ahora condenado a la ridícula sentencia de 20 años que, por supuesto, como mucho en 8 años estará en la calle, paseándose por Sevilla y cruzándose con los padres y hermanos de una chica a la que él privó de estar viva.
Cuando hablo de que existen métodos o formas de que digan la verdad, por supuesto, no me estoy refiriendo a la tortura. No es uno, son cinco implicados con lo cual no creo que sea difícil “liarlos” un poco para que se pongan nerviosos y comiencen a acusarse mutuamente. Alguno, por miedo, seguro que dice la verdad o da pistas para llegar hasta esta. No estoy a favor de ningún tipo de tortura y mucho menos de la pena de muerte. Estas soluciones tan drásticas, en España, por suerte, no existen ni deben existir nunca. Las tienen países más inmaduros democráticamente y donde los derechos humanos son menospreciados y pisoteados en cada momento como es el caso, por ejemplo, de los Estados Unidos de América.
Por otra parte, los demás implicados, colaborando con Miguel Carcaño y algunos de ellos, demostrado durante la celebración del juicio, ayudándole a trasladar el cuerpo, se quedan así, sin nada. ¡Se van de rositas!. ¡ESCANDALOSO!.
Conclusión: asesinar a Marta, a todos ellos, les ha salido muy barato. No es de extrañar que Antonio del Castillo, diga que al no haber justicia en esta sala para su hija, acudirá a pedirla a instancias superiores, es decir, al Tribunal Supremo primero y,  luego, si hiciese falta, a Estrasburgo. Está claro que, acatando el fallo  judicial,  este, no es justo.----------------.

___________________________________________________________________________

NOTA ACLARATORIA .-  Esta y todas las publicaciones, sin excepción, son redactadas en su totalidad por mi mismo, no habiendo ninguna frase o párrafo procedente de otros autores. Si la hubiera, como en la mayoría de reseñas que aparecen debajo del Título, al final, pongo un hipervínculo que enlaza, bien con  la web de la cual fue extraído o bien con la enciclopedia Wikipedia. … Pero siempre haré referencia a su origen.
___________________________________________________________________________


LA MUSICA QUE YO ESCUCHO
  •  Tema Musical : El Jardín Prohibido
  •  Intérprete       : Sergio Dalma
  • Año                 : 2.011
  • Género           : Pop / Rock
  • Título Album   : Via Dalma






Así Pienso. Así te lo he contado. En Breve, 
Nueva Publicación. Te espero ...
___________________________________________________________________________
 Mi Perfil en Facebook: http://www.facebook.com/valdepares

1 comentario:

  1. Esto parece un caso verdaderamente penoso y, aunque aquí no ha tenido ninguna publicidad, ya veo que muchos españoles están muy indignados e incrédulos del veredicto. Pero siempre hay esperanza y, como dicen en este país, "The truth will out". Espero de todo corazón que la familia de Marta reciba la justicia que se merecen.

    ResponderEliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández