jueves, 19 de enero de 2012

30. ELLA DESEABA SER ESCUCHADA

La narración que a continuación vas a leer, acaeció durante una fría noche de invierno y dio comienzo en una pequeña ciudad, Oviedo, la capital del Principado de Asturias. Era esta una noche atípica para la estación en la que estábamos, que a pesar de tener una temperatura bastante baja, rondando los 5 ó 7 grados, el cielo se veía sin una nube y totalmente estrellado, además de una circular y enorme Luna Llena que irradiaba una gran cantidad de luz sobre la ciudad y trasmitía, de este modo, un bonito y gratificante ambiente apacible y romántico.

En la parada de taxis de la calle Mendizabal, delante del Teatro Filarmónica y muy cerca de la Catedral y del casco antiguo, se podía ver un único vehículo de alquiler, dentro del cual, se encontraba su conductor, que, como de costumbre y para aprovechar las horas, se esforzaba por no quedarse dormido y concentrarse en algún tipo de lectura más o menos interesante e intrigante con objeto de pasar aquellos "tiempos muertos", parado, sin estar trabajando y a la espera de la llegada de algún cliente.

... De pronto, aquel maravilloso y relajante silencio nocturno fue roto por la Central de Radiotaxi con una llamada a la mencionada parada:

         - Mendizabal, - dijo la central -

A consecuencia del volumen tan exagerado que nuestro amigo el taxista tenía en la radio de la emisora, esta llamada se escuchó con tanta fuerza que estando este ensimismado y metido en lo que leía, le hizo incorporarse bruscamente en el asiento y deshacerse de su libro rápidamente arrojándolo sobre el salpicadero. 

…Por fín, una vez repuesto del susto y disminuido el volumen de su radio, alcanzó a coger el micro y contestó con una voz un tanto entrecortada:

- … El 6 en la parada de Mendizabal, central... Dígame

- Jesús, 12, – contestó una voz femenina al otro lado-

- Recibí central. ... Muchas gracias, - dijo el taxista, dando por aceptando el servicio -

Plaza de la Escandalera (Oviedo)
La calle Jesús se encontraba a pocos metros, en un lateral de la Iglesia de San Isidoro, al lado de la Casa Consistorial de la ciudad, por lo que, sabiendo que en un momentito habría llegado, antes de girar la llave de contacto y poner en marcha su automóvil, encendió el aparato de audio con el que estaba dotado este y comenzó a sonar un CD de música muy tranquilita y relajante, como a él le gustaba escuchar mientras trabajaba. A continuación, emprendió la marcha dispuesto a realizar el servicio que se le había adjudicado, creyendo que se trataría de uno más y, seguramente, de un trayecto bastante corto. …Pero pronto se daría cuenta de lo equivocado que estaba. …Esta vez, la carrera que se disponía a realizar con su taxi sería algo diferente a las demás.

Al llegar al punto de recogida, se situó delante del portal número 12 pero, de momento no había nadie esperando por lo que decidió mantenerse allí durante un tiempo prudencial suponiendo, quizás, que el cliente podría llegar un poco retrasado. Pasados unos minutos, a punto estaba ya de informar a la central que abandonaba, ya que no se presenta cliente alguno cuando, …de pronto, observa que sale de la casa una chica joven, de unos 25 años, con un pequeño bolso de viaje y se dirige hacía el taxi. Nuestro amigo, el taxista, sale entonces del vehículo y, señalando su equipaje, le dice:

- Hola buenas noches, ... lo metemos en el maletero?. Así irás más cómoda

- Vale, de acuerdo, - le respondió la cliente -

Por su acento y, quizás, por qué no decirlo, por su elegante forma de vestir, el taxista pudo darse cuenta de que no era española sino brasileña. No era nada de extrañar, ya que en Oviedo hay muchos inmigrantes de este país sudamericano, especialmente chicas. Tras introducir su bolso en el maletero y acomodarse ambos en el interior del taxi, situándose ella en los asientos traseros, le dice:

- Quería ir a Gijón. ¿Cuánto me puede costar?

- Depende… ¿A qué zona vas?, - le respondió él-

- Al centro, junto al Ayuntamiento

- Pues, mira, … a estas horas, sobre unos 40 €

- De acuerdo. … Pues llévame, por favor

- Oye... , ¿cuánto tardaremos?, – preguntó de nuevo -

- Unos 20 ó 30 minutos. ¿Tienes mucha prisa?

- No, no. Vale, vale... Era por saberlo

Cabe decir que nuestra amiga, era una chica guapa, con un atractivo innato y elegante, … muy elegante ; un poco alta aunque llevaba tacones, con el pelo largo y castaño. Parecía muy amable y educada.

Puerto deportivo de Gijón
Pues bien,… se pusieron en marcha y recorrieron durante unos minutos la calles de Oviedo en dirección a la autopista. Durante ese tiempo, no hubo más que silencio; nadie articuló palabra alguna. El taxista, acostumbrado a relacionarse con diferentes tipos de clientes era conocedor de que los hay que les gusta entablar conversación pero otros que prefieren ir pensando en sus cosas, sin decir nada. Observándola por el retrovisor, le dio la impresión de que iba muy seria, reflexiva, con la mirada perdida; como con ganas de estar callada, sólo pensando en sus cosas, sin hablar de nada …Pero, un rato más tarde, a punto abandonar ya la ciudad, nuestra chica, la cliente, de pronto, rompió aquel gran silencio diciendo:

- Perdona, - por un momento titubeó - ... ¿te importa si hablamos un poco? Es un viaje algo largo y me apetece hablar contigo, aunque no te conozca

- Claro que si, mujer. ¿Por qué no?. ¿De qué te apetece hablar?

Por un momento, a nuestro amigo, el taxista, le pareció que iba a desahogarse contándole alguna historia bastante triste y desagradable, sobre lo mal que lo había pasado en su país, lo que se habían aprovechado de ella determinadas personas, etc. Pero, nada más comenzar, se dio cuenta que no iban por ahí los tiros; no era el caso.

- Bueno, Verás …, - Volvió a titubear - Tú sabes a qué venimos las chicas de mi país a España, ¿ …verdad?

- Si claro, tengo una ligera idea. …Algo he oído por ahí, - le contestó el taxista esbozando una ligera sonrisa un tanto pícara -

- Entonces, ¿qué opinas de ello? ¿Qué te parece?

Nuestro amigo, entonces, decidió hablarle con mucha sinceridad y gran confianza al ver que ella así lo hacía.

- Bueno, no entiendo por qué me preguntas eso. …Yo no te juzgo, no os juzgo. No soy quién para hacerlo.Yo sólo soy un taxista; es mi trabajo. Vosotras, por las circunstancias que os han obligado a ello o por una elección que habéis tomado, trabajáis en otra cosa. Para mi sois clientes como cualquier otra persona. …Y muy respetables; como los demás. No soy quién para decirte si está bien o está mal. …Además, a mi, personalmente, me gustan las personas por lo que son como eso, como personas, no por el trabajo que desempeñan

Tras unos segundos en silencio, como pensando en lo que le había dicho el taxista, comenzó a hablar y daba la impresión que lo hacía como con más familiaridad, como con cordialidad, sintiéndose más animada a contar cosas a aquel chico que, al fin y al cabo, sólo conducía un taxi. …Pero, quizás le había gustado lo que le había contestado y ello le inspiraba confianza.

- Verás, … hace 2 días que he comenzado con un nuevo trabajo. He creado, gracias a una amiga, una página web en internet para atender llamadas telefónicas de chicos y estoy alucinada. Hoy he recibido más de 80 y no pude atenderlas a todas. Con esto voy a ganar mucho dinero

- ¡Estupendo!. … ¿Y, te gusta lo que haces?

- Sí; estoy muy contenta. Creo que puedo sacar mucha pasta, y cuando tenga ahorrado bastante, regresaré a mi país para poner allí algún negocio, alguna tienda con la que poder mantener a mi familia

- ¿Quiénes son tu familia?. ¿Tienes hijos?

- Sí una hija de 3 añitos y también 2 hermanos pequeños y mis padres. ... Mira, tengo una foto de mi hija. ¿Quieres verla?, - le dijo con una gran sonrisa -

- Claro, mujer. Si te apetece enseñármela, … adelante

Pasó la mano, entonces, por junto al reposacabezas para acercarle una pequeña fotografía al taxista y este encendió la luz interior para poder verla mejor y apreció a través del retrovisor su cara de ilusión y de “orgullo” por mostrar a su hijita. Tras echar un vistazo, le dijo:

- Es muy bonita. Tiene tus mismos ojos

Esbozó entonces una ligera sonrisa muy agradable y respondió:

- Bueno, … eso me dice todo el mundo; ... que se parece mucho a mi. La verdad, - exclamó mientras daba un profundo suspiro -, la echo mucho de menos. Me gustaría traerla conmigo a España pero por ahora no puedo. Ella está mejor allí con los abuelos hasta que yo regrese

De pronto, el taxi ya estaba dejando la autopista y entrando en la ciudad de Gijón. Avanzaba por sus calles moderadamente ya que lo hacía por zonas donde el taxista sabía que existían instalados radares de la policía que controlaban la velocidad. Durante un momento hubo un profundo silencio y por un momento nuestro amigo, al mirar de nuevo por el retrovisor y con la poca luz que entraba en el coche procedente de la calle, le dio la impresión de que sus ojos se emocionaban, quizás, recordando de lo lejos que estaba su pequeña.

Cuando se encontraban llegando al punto de destino, nuestra chica, rompió su silencio y exclamó:

- Oye, … Perdona pero no sé tu nombre

- Paco; me llamo Paco. Y tú, ¿cómo te llamas?

- ¿Cuál quieres? ¿El de verdad?

- Claro, mujer. El verdadero, por supuesto; me gustaría saberlo, - insistí -

- Marcia. Ese es mi nombre, - me respondió -

- Bien, Marcia. … De verdad, de corazón. Ha sido un viaje muy agradable el que he tenido contigo. La conversación fue muy interesante y provechosa

- Sí, Paco. A mi también me ha gustado. Eres un gran tío, muy majo. ¡Ojalá encontrase más como tu!. … Pero en mi trabajo, no se encuentran así. Me ha gustado conocerte

Quise animarla un poco más y le respondí:

- No pierdas nunca el ánimo y seguro que, si te fijas y sabes escoger, encontrarás un buen chico que de verdad te guste y te quiera

Después de estas palabras, me pagó la carrera, me bajé a sacarle el bolso del maletero y ya para despedirnos le dije:

- Encantado de conocerte, Marcia. Espero que consigas lo que buscas; que seas muy feliz y que todo te vaya muy bien. ¡Ahhhhh…!. ¡Y Ojalá puedas pronto abrazar a tu pequeña!

- Eso espero, Paco. Muchas gracias. …Por cierto, ¿tú tienes pareja? ¿Hijos?

Exteriorizando una ligera sonrisa, le dije:

- Sí, claro, tengo una mujer extraordinaria y un pequeño de 8 años, Javi

- Entonces, … tienen mucha suerte

- ¡Ahhhh …!; Eso mismo, eso les digo yo todos los días. …Y no sé si me lo creen

- Bueno Paco. Hasta otra. A lo mejor volvemos a coincidir

- Sí. … Nunca se sabe. Me encantaría. Si nos volvemos a ver, me cuentas cómo te ha ido. Seguro que bien. ¡Adiós, buenas noches, Marcia!

- ¡Hasta siempre , Paco!. …Y gracias, por escucharme

…Y entró en el portal introduciéndose seguidamente en el ascensor.

Tras subirme al coche, lo puse en marcha y de nuevo me fui en dirección Oviedo … A continuar trabajando.

… Por cierto, no volvimos a coincidir más. La hubiese reconocido. Su cara y su elegancia no se olvidan con facilidad.

___________________________________________________________________________
NOTA  .-  La historia que acabas de leer es totalmente real. Me ha ocurrido hace aproximadamente unos 4 ó 5 años y prácticamente todos los diálogos han trascurrido como se cuentan. Simplemente, los párrafos donde se van narrando los acontecimientos, fueron introducidos con el objeto de hacer la historia más interesante y amena. Algunas anécdotas más ocurridas trabajando con el taxi las iré contando más adelante en futuras publicaciones.
___________________________________________________________________________

LA MUSICA QUE YO ESCUCHO
  •  Tema Musical : Un Beso y un Flor
  •  Intérprete       : Nino Bravo
  • Año                 :1.995
  • Género           : Pop / Rock
  • Título Album   : Nino Bravo - 50 Aniversario




Así Pienso. Así te lo he contado. En Breve, 
Nueva Publicación. Te espero ...
___________________________________________________________________________
 Mi Perfil en Facebook: http://www.facebook.com/valdepares

4 comentarios:

  1. Bonita historia y me encanta la canción de Nino Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias una vez más Fátima por tu participación. Nino Bravo siempre me ha gustado su música y este tema en particular es uno de mis preferidos.

      Eliminar
  2. Siempre que te leo consigues emocionarme Me encanta como escribes Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susy. Me alegro que te guste. En cada publicación, intento pensar mucho sobre lo que escribo y aprender para mejorar en futuros escritos.

      Eliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández