miércoles, 7 de diciembre de 2011

21. EDUCAR, UNA “EVALUACIÓN CONTINUA”

Con trabajo y perseverancia, se puede conseguir casi todo. Al final, una vez conseguido el objetivo, la satisfacción obtenida, compensa cualquier sacrificio.

La tarea educativa que todos los padres debemos asumir hacía nuestros hijos comienza desde el mismo momento en el que nacen pero esta no termina con el inicio del colegio, como algunos parecen creer. Los principales, primeros y más importantes educadores, debemos ser nosotros, los progenitores. A la escuela acuden para recibir unas determinadas enseñanzas sobre diferentes materias y también sobre ciertos valores que como seres humanos, como personas, deben tener. Pero, especialmente estos últimos, actualmente infravalorados y, a veces, menospreciados, deben comenzar aprendiéndolos en el hogar, en su propia casa, con los miembros de su familia.
Nosotros, como interesados en la correcta educación de nuestros hijos, debemos estar siempre muy atentos a sus comentarios, preguntas o conductas para, de este modo, aprovechar una mínima oportunidad con el objeto de intervenir corrigiéndoles o dándoles indicaciones o consejos que puedan servirles como enseñanza. En definitiva, educar a nuestros hijos debemos convertirlo en una “evaluación continua”,  sabiendo que cada momento puede ser oportuno para trasmitirle algo que le sirva de pauta de comportamiento en un futuro.
A mi hijo Javi, le encantan los documentales de TV, como por ejemplo los de Odisea y National Geografhic. A menudo, después de hacer los deberes y todas las tareas del colegio,  le gusta estar un buen rato delante del ordenador con la Enciclopedia Encarta de Microsoft, en la cual hay un buen número de cortes de programas emitidos en  distintas cadenas, entre ellas las ya mencionadas.
Lo que a continuación voy a narrar trata sobre una conversación con Javi que, si bien no es cien por cien  real, sí que tenemos diálogos  de este tipo en muchas ocasiones. … Y, a él le gusta mucho, le encanta aprender cosas mientras habla conmigo.
Llego a casa sobre las 21,30 horas para cenar y ya desde el pasillo veo a Javi sentado delante del ordenador con los “cascos” puestos y mirando a la pantalla sin pestañear:
-       Hola cariño, - le digo- ¿qué haces?

-       Ehhh, papá. Mira … , estoy viendo un vídeo en la Encarta en el que una mamá leona esta lamiendo a su cachorro. ¿Quieres que te cuente por qué lo hace?

-       Presiento que, aunque te diga que no, me lo vas a contar igualmente. …Dime, ¿por qué lo lame?

-       Pues para asearlo, lo está aseando. Lo lame empezando por la cabeza y terminando por los pies. Incluso, si le encuentra parásitos, se los quita con la boca, se los come.

-        ¡Qué bien!. … Claro, es su mamá y las mamás siempre se preocupan por sus hijos. Quieren que estén limpios y que se encuentren bien. La leona, sabe que los parásitos son una molestia para su cachorro y por eso se los quita.

-       ¡Oye, Javi!, … otra cosa.- continué diciéndole - ¿Qué tal el día de de tu santo, San Francisco Javier?. Cuéntame…, ¿cómo te fue en el colegio?.

-       Ahhh, bien. Saqué un notable en el control de Mate. … Y en Inglés, la seño me dijo que pronunciaba muy bien y tenía buena memoria para el vocabulario.

-       Estupendo, hijo. Me alegra mucho ver que te gusta tanto el Inglés. Es muy importante hablarlo como  una segunda lengua. … Además, navegando  por internet, ya sabes que muchas páginas web están en ese idioma.

-       Lo sé. Papá, ¿Sabes qué?

-       ¿Qué, cariño?

-       … Pues, que hoy es viernes y tuve academia. …Ya sabes, … Science. Llevaba toda la semana esperando que llegase este día, solo por Piccadilly, la academia de Inglés. La “teacher” Ana se quedó muy sorprendida cuando le dije el abecedario desde la A hasta la Z. … ¡Menuda pronunciación!, me dijo.

-       Eso está muy bien. Ves Javi, …como lo practicaste tanto, se te quedó y lo sabes estupendamente. Aunque al principio te costó, ahora, para ti, está “chupado”. … Y eso con todo. Cualquier cosa, por muy difícil que nos parezca, con trabajo y perseverancia, lo conseguimos. Ese es el truco. No hay otro.

-       ¿Qué es perseverancia?

-       Pues, insistencia, no darse por vencido nunca. Si te cuesta trabajo aprender algo, por ejemplo, no dejarlo por imposible, sino insistir e insistir hasta conseguirlo. …Al final, cuando ya lo has conseguido, la satisfacción que se siente es muy grande y compensa todo el sacrificio.

-       Papá,¿jugamos una partida al Monopoly?

-       No, vida. No nos va a dar tiempo. … Vete cerrando la Encarta y apagando el ordenador. Vamos a ayudar a mamá a poner la mesa para cenar que ya sabes que le gusta que le echemos una mano.

-       Vaaaale, papá.

2 comentarios:

  1. Se te ve buen comunicador con tu hijo Cada vez,más hombres se involucran en la educación de los hijos ¡¡¡Ya es hora!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Susy. Intento comunicarme bien; además, el tiene mucho que ver en nuestra comunicación. Le encanta hablar y contarme cosas.

    ResponderEliminar

Gracias por Participar en este Blog con tus comentarios.
Se trata de eso,... además de mi opinión, me interesa la tuya. Seguro que tienes algo que decir de lo que pueda aprender.

Para evitar cualquier tipo de SPAM y mensajes ofensivos e insultantes, antes de ser publicado el tuyo, deberá tener mi aprobación.

Un saludo,

Paco Fernández